taumetopoeapityocampa301Ojo!!! Ya están aquí!!!!                  En los bosques, las típicas bolsas de seda blanca entre las ramas de los pinos, están cargadas de larvas que desde semanas antes se han estado alimentando de las hojas de los pinos hasta acabar con ellas.

Con la llegada del calor, las orugas abandonarán las bolsas y el pino, para llegar hasta la tierra, donde caminan, en fila india (de ahí el nombre de procesionaria) hasta encontrar un lugar adecuado para enterrarse y permanecer en otra de sus fases de crecimiento, vamos a ver lo peligrosas que son… (tras el salto…)

Peligro!!! No tocar!!!

Los pelos brillantes de las larvas producen urticarias graves en la piel humana
Con las orugas hay que tener un especial cuidado. Producen unos pelillos brillantes, blancos, que son urticantes. “No hace falta tocar a la larva para que podamos tener problemas de ronchas, con solo pasar por un pinar infectado pueden caernos pelillos encima y aparecerán las ronchas”, dicen los especialistas, que indican que al contrario de lo que ocurre con otros tipos de toxicidad, el contacto reiterado no produce inmunidad, sino todo lo contrario. Cuanto más contacto se tiene más propensa se hace la persona a sufrir males más graves como dificultades respiratorias, llagas en las mucosas y otras patologías.

Hay muchos casos en los que el perro ha olfateado ó lamido la oruga se le cangrena la lengua y hay que amputarsela ó podría llegar a morir.

Por este motivo los responsables forestales deben tener un especial cuidado en las zonas más frecuentadas por los ciudadanos y perros, como las áreas recreativas, donde los especialistas sí creen que deben mantenerse las fumigaciones y las cortas manuales.

Enemigos naturales

Pájaros insectívoros e invertebrados parásitos acaban con las orugas
La mejor forma de combatir y mantener controladas las poblaciones de procesionarias es fomentar la presencia de sus enemigos naturales, de depredadores que se alimentan con las larvas. Han desarrollado un sistema que les permite expulsar los pelos urticantes después de comerse la larva. Cuando se entierran tienen otro ave que les ataca, las abubillas, que localizan las pupas enterradas y las extraen con su pico, largo y curvo.

procesionaria2

 

Ciclo y datos

Invierno: Las larvas, nacidas en el verano, pasan los meses fríos en sus bolsones situados en las ramas de los pinos, salen fundamentalmente de noche para alimentarse.

Primavera: Al final del invierno abandonan los pinos para formar procesiones que tienen como objetivo enterrarse.

Verano: De la tierra salen las mariposas, que volarán hasta los pinos para poner los huevos. La mariposa es poco conocida porque solo vive 24 horas.

Bolsas: Están formadas por hilos sedosos en los que viven entre 100 y 200 larvas aproximadamente.

Recuperación: Los pinares se recuperan cuando las procesionarias comprueban que están muy débiles y pasan unos años sin atacarles para que se recuperen.