French_Bulldog_with_puppies

La provincia de León ha registrado la primera sanción interpuesta por la cría y venta de animales por parte de particulares en la comunidad. Así, se ha impuesto una multa de 3.001 euros por llevar a cabo una actividad que infringe la Ley de protección de animales de Castilla y León, que prohíbe expresamente la comercialización de los animales sin las oportunas licencias y permisos.

La sanción es la respuesta a una de la treintena de denuncias presentadas por este motivo por el colectivo Defensa Animal Zamora en toda Castilla y León y la primera favorable. Fue interpuesta hace un año por la venta de perros de razas diversas en un pueblo de la provincia. El colectivo confía en que se produzcan más multas por una actividad, lamentan, demasiado común. «Estamos cansados de ver carteles en tiendas, en clínicas veterinarias, en las redes sociales, incluso en periódicos. Todos esos medios están siendo soporte de esa actividad que supone economía sumergida porque es dinero que no se declara y desde nuestro punto de vida es inmoral porque comercia con la vida. Son particulares que se dedican a vivir de los cachorros que nacen de esos perros, ¿Y qué pasa con el cachorro que no vendes?», reflexiona una portavoz de la asociación.
Defensa Animal Zamora celebra esta primera sanción después de casi 17 años de vigencia de la ley autonómica que determina que esa actividad supone una infracción grave y establece castigos pecuniarios de entre 1.500 y 15.000 euros, con la máxima sanción en caso de reiteración. El colectivo anima a todas las asociaciones y personas que tengan conocimiento de la venta de animales entre particulares a que denuncien «una ocupación lucrativa que vulnera de forma directa los derechos de los animales, con la convicción de que la Administración comienza a apoyarnos».

Muy pronto actualizaremos nuestra sección de Criadores.

Fuente: este post proviene de Blog de golfoyastro, donde puedes consultar el contenido original.