RonnieQuiero un bulldog francés.

Hace ya muchos años decidí tener un perro, tenía que ver cúal era la mejor opción, para tener una mascota en casa, ya había tenido perros antes, pero nunca un Bulldog Francés, en la foto podéis ver a Ronnie, a continuación os contaré su historia.

Esa misma semana recuerdo que vi una película se llamaba… “El Secreto de los Macnan” ya sabía de ese pequeño chato, lo había visto en alguna otra ocasión, pero dio la casualidad de que estaba buscando un perro, así es cómo después de ver alguna foto y poco más en internet, me puse a buscar, en menos de una semana Ronnie ya estaba en casa.

Aunque fui a un “criadero” de perros y no a una tienda, no lo hice bien del todo.

Cuando Ronnie creció, me pregunté ¿Porqué no tenía un cuerpo corto cómo el que había visto en las fotos en internet ó en vídeos o películas? ¿Porqué no tenía una cabeza grande? ¿Porqué tenía el rabo más largo? Por supuesto era el perro más fantástico del mundo, ya que era mi perro! Lo que no sabía es que eso iba a ser lo de menos.

Entonces es cuando me puse a investigar, era obvio… la clave está en los Criadores.

Los Criadores hacen una labor imprescindible para la conservación de la raza, dedicaremos más adelante un post a los criadores, pero en éste sólo quiero matizar que sin los criadores el bulldog francés tal y cómo lo conocemos desaparecería, no me interpretéis mal, no quiero decir que no me gusten los “perros flauta” (yo tengo uno) ni los demás que no sean de alto linaje, no sólo es el físico.

Un bulldog francés que no sabemos quienes son sus padres ó que no venga de un buen criador puede venir con enfermedades congénitas que a la larga nos pasaran literalmente factura, y lo que es peor sufriremos nosotros y ese pequeño chato que ya queremos cómo uno más de la familia.

Un criador se preocupará de hacer los mejores cruces para evitar en todo lo posible enfermedades congénitas.

Siguiendo con la historia de Ronnie, creció bien, alegre y divertido, aunque cada cierto  tiempo había que pasar por el veterinario por varias causas, (alergías sobre todo). A los dos años adquirí a Eloise un buen ejemplar, (su otro hermano fue campeón de España), y por ejemplo ella jamás ha ido al veterinario a no ser a ponerse las vacunas y alguna revisión. (salvo el tema del ojo, que ya explicaré en otro post de Salud), sólo quería avisar que el dinero que se ahorra uno al comprar un bulldog francés, luego se lo gastará por triplicado en el veterinario, en un perro al que adoraremos pero que estará enfermo hasta el final de sus días.

Por eso cree www.bulldogfrances.es para informar a todos y que nadie le pasé lo que a mi me pasó, el tiempo me ha dado la razón y ahora es cuando vemos los abandonos de bulldog francés en su mayoría por enfermedades, el bulldog francés ha pasado de ser una raza de perro exclusiva a tener que ser adoptado, (por cierto gran labor de algunas Asociaciones que hacen un trabajo excelente en éste sentido) la mayoría de estos vendrán de los cruces de particulares ó abandonados por un dueño cansado de ir al veterinario, etc. no de un buen Criador.

Todo el tiempo que estuve con Ronnie lo disfruté muchísimo murió a los 5 años aproximadamente, primero se le paralizaron las patas traseras y luego… bueno luego murió.

Una vez que compras a tú perro es el mejor del mundo, pero podría haber evitado muchos disgustos y sufrimiento tanto a Ronnie cómo a quiénes lo conocieron.

Por favor si quieres comentar éste artículo ó compartirlo puedes hacerlo en los botones de  abajo, tú opinión es importante, muchas gracias.