machohembraEs una aspecto muy importante a tener en cuenta.

Es una decisión muy difícil para un futuro dueño de un bulldog francés, en ambos casos los argumentos en pro y en contra son diversos.

Los vemos a continuación

Machos

Vamos a empezar por los machos, de ellos se suele decir que generalmente son un poco más desobedientes e independientes.

Son propensos a empezar una disputa con otro macho.

También pueden tener otras malas costumbres cómo, marcar con su “pis” su territorio, tratar de “montarnos” la pata ó lamer su orín.

 

Hembras

Las hembras parecen tener más ventajas, cómo por ejemplo suelen ser más afables con los niños pequeños (no queremos decir que los machos no lo sean).

También se fijan menos en otros perros que se cruzan en su camino.

 

Aunque también tienen feas costumbres, por ejemplo:

Si no son esterilizadas, pueden hacer boquetes en sofás o suelos, donde cuidarán a sus juguetes y pueden volverse más malhumoradas durante la fase de pseudo-embarazo que suelen sufrir.

Pueden tener partos psicológicos y tienen celos dos veces al año sino se procede a su castración.

De todas maneras cada perro es un mundo, con su propia personalidad, y más en ésta nuestra raza preferida, con mucho cariño ellos se acostumbraran a esa “manada humana” fácilmente, y nosotros disfrutaremos muchísimo de él ó ella.

Nos gustaría saber cómo te ha ido a tí con tu bulldog francés macho o hembra, puedes comentarlo y compartirlo aquí. Gracias.